lunes, 29 de enero de 2018

ENTREVISTA A PASCAL DESSAINT AUTOR DE MORIR QUIZÁ NO SEA LO PEOR (@offversatil )

¡Hola a todos!

Hoy quiero compartir con vosotros la entrevista que hace poco realicé a Pascal Dessaint, la autora de Morir quizá no sea lo peor, publicado por la Editorial Off Versátil

Aquí os dejo la sinopsis de la novela:

Toulouse, junio de 2000. La señora Jourda no sabe qué hacer con la iguana en su jaula que le confió su vecina Jérômine Gartner. La joven no ha vuelto a buscarla y no ha dado señales de vida. Cuando los policías se disponen a forzar la puerta de su piso, constatan que ni siquiera está cerrada. En el interior, Jérômine está tumbada en un sillón. Estrangulada. Detalles curiosos: el aire acondicionado está al máximo y el examen forense revelará la presencia de siete granos de arroz y de siete fragmentos de metal en el esófago de la víctima. Encargado del caso, el capitán Félix Dutrey no tiene más remedio que investigar en el pasado de Jérômine Gartner. Bióloga de formación, trabajaba en los invernaderos municipales y vivía sola, aunque tenía amigos: su compañera de trabajo Élisa, pero sobre todo Cédric, Marthe y Suzanne. Y también su hermano Paul, escritor de éxito desaparecido misteriosamente en el mar durante una tormenta. Sus vidas tomaron caminos distintos, pero un secreto les unió para siempre y, detrás de ese secreto, quizá se encuentre la clave de la muerte de Jérômine. A través de esta historia a cuatro voces en la que se avanza de revelación en revelación, Pascal Dessaint, con la mezcla de gravedad y de humanidad que le caracteriza, nos enfrenta a los retos más importantes de las próximas décadas. Firma un gran libro, negro y lírico, cuya sinceridad está a la altura de su alcance.

Y ahora os dejo con la entrevista, que por cierto ha traducido del francés al castellano Víctor del Árbol
Hola, Pascal, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti, por si alguien no te conoce aún ¿Quién es Pascal Dessaint?

Hola, nací en Dunkerke en 1964. Soy hijo de obrero, el pequeño de seis hermanos. Éramos una familia modesta y eso refuerza el carácter. Después de un bachillerato en ciencias, hice estudios de Historia. Vivo en Toulouse desde 1984 y publiqué mi primera novela en 1992. Mi editorial francesa es Rivages desde 1995. A día de hoy he publicado 25 libros, novelas, antologías de relatos y crónicas periodísticas. Dentro de una tradición de Polar (novela negra y policíaca francesa), yo me defino como “escritor de novela negra con tendencia al verde ecológico)”!

Hablemos sobre Morir quizá no sea lo peor:
¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?

Esta novela nace de mi pasión por la naturaleza y la angustia que conocí en el año 2000, cuando diferentes informes científicos nos mostraron que se estaba provocando un daño cada vez más irreparable en la biodiversidad del Planeta. El ritmo de desaparición de las especies animales y vegetales se aceleraba de modo alarmante, la cabra montesa acababa de extinguirse en el Pirineo, los primeros primates africanos se estaban extinguiendo...Nosotros somos descendientes de esos primates, no hace tanto tiempo que bajamos del árbol. Sentí la necesidad de poner mi escritura al servicio de esta causa, la protección de los ecosistemas. Era más necesario que nunca.

¿Cómo te organizaste para escribirla? ¿La planificaste mucho o te dejaste llevar por la inspiración?

Creo que es necesario precisar que “Morir quizá no sea lo peor” es la primera entrega de una trilogía, y por tanto de un proyecto más amplio. Este primer “episodio” habla de la desaparición de las especies, el segundo del traumatismo resultante de una catástrofe industrial (LA AZF en Toulouse), el tercero habla del tráfico de especies protegidas. En conjunto, la idea es reflejar los intercambios dolorosos entre el Hombre y la Naturaleza. Así que, efectivamente, he necesitado planificar el trabajo de esta primera novela, pero no tanto como para no dejar que la historia fluya y dejarme llevar por ella. El placer está en ese dejarse llevar al que invito al lector.

¿Tiene alguna historia real detrás?

No solo una. Está llena de pequeñas historias, a menudo personales. Esta novela está llena de anécdotas naturalistas que yo he vivido, todas las escenas de Naturaleza son reales y todas las informaciones científicas son exactas. Es como si yo fuese parte de un puzzle y no conociera del todo el resultado final. Necesitaba la ficción para hacer encajar esas viviencias. Es algo característico de mis novelas, esa curiosa mezcla de realidad y ficción. Y nunca conozco la receta de antemano.

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de Morir quizá no sea lo peor?

Precisamente tratar de ajustar todas las piezas del puzzle que parecen al principio parecen dispersas e inconexas. Es complicado lograrlo, ciertamente, pero es en ese trabajo donde me divierto mucho. Me gusta abordar la escritura como un juego.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?

Parto siempre de los personajes. Me tomo mucho tiempo para construirlos, darles una vocación, emociones, un pasado complejo, cualidades y defectos. Cuando tengo bastantes, suficientemente fuertes, con un carácter concreto, puedo sumergirme en un argumento. Pasa lo mismo en la vida real: cuando dos personas con un carácter fuerte se encuentran, siempre pasa algo. No afirmo que la historia se construya solo con los personajes pero una parte importante del camino está hecha. Se necesita a continuación una estructura polifónica, que es mi preferida, y una larga maduración para hacerla funcionar. ¡Y la magia surge! No hago un plan exhaustivo pero conozco las grandes líneas a seguir. Reflexiono mucho sobre la cadencia, el ritmo que necesita el texto.

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?

La preparación fue larga. Aunque sea un naturista apasionado y tenga cierta experiencia en materia de protección de la Naturaleza, he necesitado ampliar mis conocimientos, sobre todo en botánica; era necesario para que los personajes de Jérômine y de Élisa resultaran creíbles. Estuve varias semanas en Filipinas, principalmente en Palawan, para comprobar in situ el desastre de la deforestación. En la fase de escritura, propiamente dicha, os haré una confidencia: Escribo un capítulo por semana, raramente más. Contad el número de capítulos y sabréis el tiempo que he tardado en escribir esta novela. ¡30 semanas! Después, la dejo reposar uno o dos meses antes de volver a corregir.


Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?

Se trata de una novela de aventuras, en cierto sentido. El tema que trata es serio, desde luego, pero no rehuyo una alta dosis de misterio y múltiples sorpresas y giros. Los lectores pueden apasionarse por los personajes, que son un reflejo de nuestra época, de nuestras dudas y nuestras angustias ante el futuro de nuestro planeta. En definitiva, una novela entretenida pero que invita también a reflexionar sobre nosotros mismos.


Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.

He sido invitado algunas veces a España (Semana Negra de Gijón, Instituto Francés en Valencia...) pero también a México o Buenos Aires, y cada vez era una gran frustración no poder ser leído por los lectores y los escritores de lengua española. De modo que esperaba este momento con mucha impaciencia. Me gustaría que los españoles apreciaran mi universo, puesto que los temas que abordo también os conciernen. Estoy convencido de que nuestros encuentros serán fructíferos.


Muchas gracias, y mucha suerte con Morir quizá no sea lo peor y con el resto de tus proyectos.

Muchas gracias. Estoy deseando estar con vosotros.

-->

1 comentario:

  1. Me ha encantado la entrevista, muchas gracias por acercarnos a este autor. Petons

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails