jueves, 9 de febrero de 2017

ENTREVISTA A SILVIA HERREROS DE TEJADA, AUTORA DE ‘LA MANO IZQUIERDA DE PETER PAN’

¡Hola a todos!
Hace unos días entrevisté a Silvia Herreros de Tejada, autora de La mano izquierda de Peter Pan. Es una autora muy interesante, así que os animo a que no os perdáis su entrevista. Os dejo con ella:

Hola, Silvia, antes de comenzar con la entrevista, además de agradecerte tu amabilidad por colaborar con mi blog, me gustaría que nos hablaras un poco sobre ti. ¿Quién es Silvia Herreros de Tejada?



Es una novelista recién estrenada que publica primera novela “La mano izquierda de Peter Pan” en la editorial Espasa y que está pletórica de compartirla con los lectores. Además, antes sacó el ensayo “Todos crecen menos Peter” en Lengua de Trapo (Premio de Ensayo Caja Madrid), es especialista en el escritor James Matthew Barrie, profesora en la universidad, guionista, traductora, colaboradora en la radio… Vamos, que tiene muchas historias que contar, sea cual sea el medio…





¿Cuándo supiste que querías ser escritora?
Desde siempre.

¿Qué fue lo primero que escribiste? ¿A qué edad lo hiciste?
Recuerdo que escribí una novela completa cuando tenía trece o catorce años. No recuerdo bien la trama, era algo muy melodramático relacionado con el primer amor. Una tía mía me la pasó a máquina, y la guardé en una carpeta roja, dentro de un cajón.

¿Tiene tu vida profesional relación directa con tu faceta como escritora?
Sí. O al menos, alguna de las facetas. He trabajado de guionista en televisión y radio, he escrito ensayo, teatro y también soy traductora. Escribir según para qué formato es muy diferente, claro. Ahora que acabo de publicar novela, me apetece instalarme aquí. Me ha parecido un género muy liberador. 

¿Cómo te formaste como escritora?
He estudiado un montón: soy licenciada en filología inglesa, máster en literatura comparada, diplomada en guión cinematográfico y doctora en estudios fílmicos. Además, he hecho varios cursos de escritura creativa. Pero creo que mi mayor formación ha sido como lectora. Desde niña, soy una lectora voraz.

¿Tienes alguna manía al ponerte a escribir?
Me concentro con facilidad, aunque tenga internet o el teléfono encendido. Pero sí necesito desconectarme del mundo “real”: de problemas, diligencias, líos, etc. Mejor si hay café, o Coca-cola light. Escribo en silencio, nunca con música. Leo en voz alta lo que escribo, para escuchar el runrún de las palabras.  

¿Prefieres algún lugar o momento a lo largo del día para escribir?
El lugar no me importa, pero escribo mejor por la mañana. El horario ideal, de 9 a 2. Directamente después de levantarme, con la cabeza aún entre sueños. 

Antes de iniciar una novela, ¿la planificas mucho o te dejas llevar por la inspiración?
Mitad y mitad. En el caso de “La mano izquierda de Peter Pan”, se trataba de una novela tan larga que me resultaba imposible no planificarla. Tenía claras, más o menos, las líneas de acción, los destinos de los personajes. Luego, al cobrar vida ellos en el proceso de escritura, a veces se cumplían mis deseos, y otras no. Cuando hacía documentales para televisión, teníamos la máxima de que el guión, tal y como lo imaginábamos antes de grabar, era una falacia. Con la novela, me ha pasado un poco lo mismo. Los planes del escritor a menudo son imaginarios.

¿Eres una escritora de las que escriben a mano o te decantas por las nuevas tecnologías?
Tomo notas a mano. Pero escribir, escribir, siempre en ordenador. Cuando escribo a mano, me arrepiento enseguida de las decisiones tomadas, y tacho mucho. Me gusta que en el ordenador no quede ese rastro.

¿Cómo es un día en la vida de una escritora como tú?
Pues mis días no son de escritora full-time, o sea que depende un poco. A lo largo del curso académico, soy profesora y no escribo todas las horas que querría. Aunque sí intento sacar unas cuantas (todas las posibles) a la semana. Mi momento culmen de escritora es en verano y en vacaciones. Me hace falta tiempo seguido para escribir. Me resulta complicado escribir un día sí y otro no. Sobre todo en un proyecto como éste que requiere tanta dedicación y tanta pasión.

¿Eres aficionada a la lectura?¿Le dedicas muchas horas a lo largo del día?
Súper aficionada. Pero voy a contestar con el tópico: no tengo todo el tiempo que me gustaría. Por suerte, como soy guionista y locutora en los monográficos literarios del programa de radio Carne Cruda, “a la fuerza” me toca leer las novedades, o sea que sí, en realidad, leo bastante más que la media, pero no las tres o cuatro horas diarias que ¾idealmente¾ me gustaría dedicarle.

¿Qué tipo de literatura te gusta leer?
Leo de todo, y casi siempre ficción. Desde best sellers, a literatura juvenil, a novelas más literarias, clásicos…

¿Eres lectora de libros de papel o también lees ebooks?
Tuve una época de ebook, pero se me rompió el dispositivo y nunca tuve la necesidad de reponerlo. He vuelto al papel, y ya no hay quien me saque.

¿Cuál es tu autor favorito? ¿Nos podrías recomendar una obra de él?
Es difícil elegir… Pero, venga… David Lodge. Me encanta. Para mí, gran maestro de un tipo de novela que combina academicismo y humor. Y la recomendación: tres libros en uno, La trilogía del campus: “Intercambios”, “El mundo es un pañuelo” y “¡Buen trabajo!” Repletos de divertidísimas aventuras universitarias.

¿Recuerdas algún libro de tu infancia con especial cariño? ¿Cuál es?
¿Por qué le tienes especial cariño?
La edición de los Cuentos de Perrault de Susaeta. Lo leí mil veces. En la portada aparecía una chica cubierta con una piel de asno y, sin embargo, parecía muy tranquila. Este cuento, el de Piel de Asno, me gustaba muchísimo. También Riquete el del Copete y El Gato con Botas. Me intrigaban mucho las andanzas de estos personajes, tan complejas, para finalmente reconciliarse consigo mismos.

¿Qué estás leyendo ahora?
Acabo de terminar Tan poca vida de Hanya Yanagihara. Maravilloso. Todo un viaje por una relación llena de amor incondicional y sufrimiento extremo.

¿Si tuvieras que recomendar una novela cuál sería?
Stoner de John Williams. Con escritura precisa, delicada, bellísima, Williams expone la vida aparentemente insignificante de un profesor, a la vez que trasluce la grandeza del ser humano.

¿Qué autores clásicos y contemporáneos te han influenciado como escritora?
Contemporáneos: A. S. Byatt, David Lodge, David Nicholls, Jonathan Coe, Jeffrey Eugenides, Jonathan Franzen, Jennifer Egan, Stephen Vizinczey, Michael Cunningham. Clásicos: Charles Dickens, Charlotte Brönte, James Matthew Barrie.

¿Hay algo que haya influido en tu manera de escribir como la música, el cine, alguna vivencia, tus raíces…?
Hay dos influencias muy claras: por un lado, mis vivencias académicas como filóloga y especialista en Barrie y, por otro, mi faceta profesional como guionista. La primera me proporciona un conocimiento profundo sobre un escritor, un personaje y una época. De la segunda surge mi interés por la trama, la acción y la calidad visual de la escritura.

¿Tienes más aficiones además de la literatura? ¿Nos podrías hablar un poco de ellas?
La verdad es que la literatura es mi mayor afición. También disfruto mucho del cine y del teatro. Me encanta viajar. En realidad, todas mis aficiones tienen que ver con contar y descubrir historias.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías han cambiado al lector actual? ¿Por qué?
Sí, claro. En mi opinión, sobre todo por el acceso infinito que nos da, como lectores, al vasto mundo de la literatura. Si te gusta un autor, enseguida puedes encontrar otros libros, aunque estén descatalogados. Podemos leer entrevistas, críticas ipso facto. Puedes estar leyendo y, a la vez, buscar en Internet los personajes o lugares reales de los que habla una novela. Se puede leer en varios dispositivos electrónicos que te ahorran tener que cargar con un novelón de mil páginas. Aparte, la experiencia de la lectura deja de ser tan solitaria si uno se mete en foros o clubs, porque a mi ¾por ejemplo¾ aparte de leer, me encanta comentar los libros… ¡Internet es un mundo paralelo lleno de posibilidades literarias!

Hablemos ahora sobre tu última novela, La mano izquierda de Peter Pan:
¿De dónde surgió la idea de escribir esta novela?
Inicialmente, quería construir una bio-ficción en torno a una parte de la vida de J.M. Barrie de la que nunca se había hablado, la etapa post-Peter Pan. Como estudiosa del autor, me interesaba mucho analizar su crisis creativa una vez escrito su famosísimo personaje. De hecho, Barrie somatizó esta crisis en un bulto en la mano derecha que le llevó a escribir con la mano izquierda. Además, en este momento, contrató a una nueva secretaria: Lady Cynthia Asquith, epítome de la “nueva mujer” que surgió a principios del siglo XX y, en mi novela, personaje a través de quien está contado Barrie.

¿Tenías claro desde el principio cómo escribirías la novela?
No. Porque, de esa idea que acabo de contar, surgió una novela que trascurre en dos tiempos. Un presente en el que dos académicos estudian a Barrie y a Asquith, y un pasado en el que se comprueba si realmente es cierta su versión de los hechos. Me pareció que era más interesante contrastar los dos tiempos, y que la actualidad funcionara de filtro para entender mejor el pasado: los distintos significados de Peter Pan en distintas generaciones.

¿Cómo te organizaste para escribirla?
Me puse un horario muy estricto porque para mí, sin una disciplina concreta, es difícil llevar a cabo proyectos largos. Escribía tres horas todos los días, y me iba poniendo deadlines de capítulos que luego no siempre se cumplían, claro. Resumiendo, la organización fue una lucha.

¿Tiene alguna historia real detrás? ¿Es muy diferente de la que acabas explicando en tu novela?
Los acontecimientos biográficos de las vidas de Barrie y Asquith son todos reales. Lo que está imaginado son, lógicamente, las escenas entre ellos, sus conversaciones. Y alguna licencia poética, me he permitido… En cuanto a la historia del presente, el entorno académico es real, en el sentido de que yo lo he vivido, aunque los eventos no son necesariamente autobiográficos (o sí).

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de La mano izquierda de Peter Pan?
Encontrar las voces narrativas de los tres protagonistas. Cada capítulo implica un salto en el punto de vista. Hay dos personajes en tercera persona y uno en primera persona, y cada uno está escrito con un estilo muy concreto que refleja su personalidad. Así, David el profesor español experto en Barrie, tenía que ser neurótico y divertido. Moira, la profesora americana estudiosa de Cynthia Asquith, dudosa y estirada. Cynthia, romántica, decimonónica, moderna para su época. Era complicado no pisar unos estilos con otros. También fue complicado entremezclar los dos tiempos de manera que funcionaran uno como espejo del otro.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela?
Emocionante y aterrador. Y he de decir que hubo muchas primeras líneas hasta que llegué a la definitiva: “A David, los aeropuertos le provocaban zozobra. Las tramas inimaginables de las vidas ajenas…”

¿Te llevó mucho tiempo escribirla?
Cuatro años, con uno de documentación.

Para los que no conocen tu novela, ¿qué destacarías de ella? ¿por qué el lector debería elegirla?
La mano izquierda de Peter Pan es una novela que a mí, como lectora, me encantaría leer por los siguientes motivos: (1) mezcla varios géneros (bioficción, comedia de enredo, romance, novela literaria, de campus, e incluso de intriga académica) con lo cual la lectura no deja de sorprenderte; (2) Tanto la trama del presente como la del pasado enganchan, están llenas de giros y de “intrigas” por resolver; (3) Los personajes están llenos de luces y sombras, nos importan sus destinos; (4) la escritura fluye, se lee rápido; (5) además de ser una novela entretenida, muestra una vocación didáctica y el lector aprende mientras lee: sobre el autor de Peter Pan, sobre el primer feminismo, sobre la vida académica, sobre la 'casi siempre infructuosa' búsqueda de la inmortalidad.

Y ahora hablemos del futuro:

¿Tienes alguna novela ‘esperando en el cajón’ a ser publicada?
No.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes contar algo sobre él?
Sí, en una novela que investiga a una escritora hispano-cubana ya olvidada, a la vez que cuenta la historia de una familia cubana exiliada en distintos lugares del mundo.

¿Qué consejos darías a los escritores noveles que desean que sus novelas sean publicadas?
Que escriban mucho, muchísimo. Que lean todo lo que puedan. Que se presenten a concursos literarios. Que busquen su voz y su verdad, que será lo que les haga únicos. Que no escuchen a los que te dicen que las editoriales no leen los manuscritos, y que es prácticamente imposible llegar. Que no desistan nunca. Que publicar no es cuestión de suerte, sino de tesón.

Para acabar, si quieres decir algo a los lectores de esta entrevista las siguientes líneas son todas tuyas.
Espero haber conseguido contagiar a los lectores de todo el entusiasmo y la pasión que he puesto en mi novela al escribirla. Para mí, es una gozada que me pregunten sobre ella, y yo contar sus recovecos y vicisitudes. Escribir una novela de casi quinientas páginas es un viaje solitario en el que las únicas voces que escuchas son las de tus personajes. Ahora estoy deseando compartir sus mundos y el mío con todos vosotros. O sea que, ¡ojalá os pongáis a leer!

Muchas gracias, Silvia, y mucha suerte con La mano izquierda de Peter Pan y tus proyectos futuros.


Gracias a ti, es un gusto aparecer en este blog tan amante de la literatura.

1 comentario:

  1. Me encanta!!!
    Como ya he comentado en otros blogs soy una fan de todos los libros que nos puedan aportar hechos reales de autores o de cómo surgieron las ideas en la creación de sus grandes obras.
    Hace poco leí La casa del espejo de Vanesa Tait que trata sobre la relación que mantuvo Lewis Carroll con la familia de Alice Liddell, y es verdad que quizás le falta algo de emoción pero es que no deja de estar basado en hechos reales, y es algo que compensa todo lo demás...
    Es un libro que estoy deseando leer... y siempre es un acierto conocer más a la persona (y la mente) que hay detrás del libro!! ;)
    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails