miércoles, 30 de abril de 2014

Encuentro con Juan Gómez-Jurado: "Escribo la historia que me gusta, la que me toca por dentro"





“Si me quedaran 63 horas de vida las dedicaría a jugar con mis hijos, ver una película con alguien especial y comer un buen plato de patatas con huevos fritos”. Esta es una de las muchas confesiones que Juan Gómez-Jurado realizó ante quienes tuvimos el inmenso placer de escucharle en el Salón de Tapices del Círculo de Contribuyentes de Alcalá de Henares el pasado 5 de abril, en un encuentro organizado por La librería de Javier. La respuesta venía al hilo de la pregunta de una de las asistentes, que había oído previamente una entrevista en la radio en la que hablaba de lo que haría si le quedasen las 63 horas de las que dispone David, el protagonista de El Paciente, para salvar la vida de su hija.

Como he dicho, esa fue una de las confesiones... porque hubo más. Empezando por la camiseta que llevó al evento, toda una declaración de intenciones. "Eres muy friki", le dijo Javier. "Lo soy", corroboró Juan. Con este pequeño guiño ya te puedes imaginar cómo transcurrió el encuentro: entre risas, bromas, confesiones, la personalidad arrolladora de Gómez-Jurado y su cariño.

Más confesiones: "¿De dónde surgió la idea para escribir El Paciente?", le preguntó alguien. Respuesta: “No te lo vas a creer... pero no tengo ni la más remota idea”. Y es cierto, aunque luego matizó contando que “recuerdo haber tenido una conversación con mi agente, en el verano de 2008, y la idea me preció un poco manida. Pasó el tiempo y llegó un periodista a hacerme una entrevista, y ya sabéis que los periodistas siempre te preguntan que en qué estás trabajando. Yo siempre me escondo o no respondo pero este era amigo mío... y tuve que contestar, así que le conté la primera idea que se me vino a la cabeza, esa que pensé que jamás escribiría. Pero el caso es que empecé a darle vueltas. Si lo pensáis, la sinopsis de la novela es bastante sencilla y no tiene nada que ver con el auténtico drama del doctor, con el conflicto de David. Cuando empecé a pensar en ese conflicto vi que ahí sí había historia”.

Y así echó a rodar una novela que ha vuelto a cautivar a miles de lectores, como ya ocurriera con las anteriores de un autor convertido en auténtico best seller cuyos libros se van traduciendo al inglés ya durante el proceso de escritura para que llegue antes a los países que esperan sus obras tanto como en España. “Si lo tienes en inglés es más fácil venderlo en otros mercados”, explica al respecto un Gómez-Jurado que, a pesar del éxito que cosecha con cada novela, se sigue viendo “como ese gualdrapa de Moratalaz que se colaba en el Alcampo para robar donuts. Me sigo viendo como un chaval que acaba de llegar a este mundo y que trata de convencer a la gente de que lea sus libros”.

Parte de la culpa de ese éxito la tiene la capacidad de Gómez-Jurado para manejar la intriga, manipular el ritmo y conseguir que el lector sea incapaz de desprenderse de sus libros hasta que los termina o que esté tan metido en la historia que se pase alguna que otra parada de metro, como alguien de la sala confesó que le había ocurrido con El Paciente. Tal y como explicó el autor, “para conseguir decir algo en un libro tienes que sentirlo, solo transmites emociones cuando tú las sientes antes. Escenas como la de Julia y las ratas tienes que meditarlas, pensarlas, escribirlas, leerlas, reescribirlas... no las vomitas sobre el papel y ya está. Tienes que sentir las escenas como tuyas para poder transmitir emociones y sensaciones al lector luego tienes que convertir esas sensaciones en palabras. Para mí lo más importante es trabajar el sentido del ritmo. Intento que el lector vea lo que yo veo con economía de palabras pero con fuerza, con energía. La literatura, al final, va de emociones”.

Gómez-Jurado apela, con esas emociones, directamente al lector pero también lo hace a través, por ejemplo, del uso de la primera persona en esta novela. El doctor Evans cuenta lo que le ocurre en primera persona, por lo que consigue una relación directa con el lector, sin la mediación del narrador. Además, el autor consigue que David se caracterice solo a través de lo que piensa, de lo que hace, de las cosas de las que se arrepiente, de sus temores y, sobre todo, de ese humor punzante con el que se defiende del mundo. “La primera persona era la única elección posible para esta historia”, explicaba Gómez-Jurado al respecto, “pero soy muy serio conmigo mismo (aunque esté aquí de cachondeo todo el rato), soy muy crítico y no me gusta que nada salga mal. A medida que avanzaba en la escritura me iba dando cuenta de que, aunque era la única elección posible, no era suficiente, así que introduje otras dos voces más, en ambos casos, en forma de narrador en tercera persona omnisciente: la que habla de lo que ocurre a Kate y la que se centra en el señor White, que a veces avanza lo que puede ocurrir”, añadía. Pero lo mejor es que estas tres voces no crean distorsiones en el lector, “quería conseguir que estés tan metido en la acción que ni te des cuenta del cambio de narrador, que sea un cambio natural”, explicaba. Y vaya si lo consiguió.

Quizá el secreto está en que (una confesión más), Gómez-Jurado escribe “la historia que me gusta, la que me toca por dentro” y que trata de hacerlo “de la mejor manera posible”.

Ese hacerlo de la mejor manera posible implica dar a cada libro lo que requiere. Así, “en 'La leyenda del ladrón' era más importante el contexto, hacer vivir la Sevilla del Siglo de Oro, pero en 'El Paciente' lo importante era la vivencia de los personajes”, explicaba. Y, del mismo modo, ubicar la historia en el contexto adecuado: preguntado por la razón por la que El Paciente transcurre en Estados Unidos y con personajes americanos (incluido su presidente), Gómez-Jurado ironizó al señalar que “si esta historia fuera sobre Rajoy y la Seguridad Social, no me hubiera dado más que para dos capítulos. Y es el segundo sería para pedir el indulto del asesino. Esto aquí no pasa”. 

Respecto a lo que pasa y lo que es imposible que pase, o sea, sobre la verosimilitud de la trama y lo que ocurre en la novela, el autor estuvo un rato debatiendo con una de las asistentes sobre la diferente manera de percibir lo que nos rodea que tenemos los hombres y las mujeres y finalizó, una vez más bromeando: “la relación entre el lector y el autor es como estar casados, al menos mientras dura la lectura: yo cedo un poco y tú cedes otro poco”.

Y también utilizó el humor para hablar sobre el señor White: “se me ocurrió mientras fregaba los platos. ¿Os habéis fijado cómo las mujeres, muchas veces, nos manipulan para que acabemos haciendo lo que ellas quieren que hagamos, como fregar los platos? Ahí nació el señor White. Todos tenemos, en mayor o menor medida, la capacidad de influir en los demás y de manipularles, al menos hasta cierto punto. Pues el señor White es eso multiplicado por infinito, llevado a la psicopatía de quien quiere que solo haya una voluntad en el mundo: la suya”. Ya más en serio explicó que “el señor White es el personaje más complicado de la novela, porque tenía que asumir funciones muy diferentes. Quería que fuese una especie de Dios omnipotente que controlara la vida de David, pero un Dios del siglo XXI, porque también quería mostrar cómo nuestras vidas dependen de las tecnologías y cómo nos controlan a través de ellas”.

El blanco es, en nuestra cultura, símbolo de pureza, de todo lo bueno, de luz “pero aquí el nombre es paradójico, porque el señor White (que si fuera español sería el señor Bueno) es un tremendo hijo de puta”, señaló el autor quien acabó mostrando al auditorio que, en realidad, “White y Evans son las dos caras de la misma moneda: uno manipula a través de sus conocimientos en Psicología (es decir, a través de la parte funcional del cerebro) y el otro a través de la parte física del cerebro. En el fondo, se plantea también el debate entre lo físico y lo espiritual”.

Y este es uno de los juegos de espejos que Gómez-Jurado ha incluido en El Paciente. Hay una oposición entre el bien y el mal, entre la familia y la profesión, entre Rachel y el presidente de los Estados Unidos, que padecen el mismo tipo de cáncer... De hecho, “el auténtico paciente no es el presidente, es Rachel, a la que David no pudo salvar la vida”, aseguró.

El debate sobre el corazón y el deber, sobre la profesión y la familia ocupó buena parte del encuentro y, frente a quienes le reprocharon que David antepone el corazón, Gómez-Jurado respondió que “no es así si te planteas que cuando eres la única persona que puede salvar la vida de alguien tu deber es, precisamente, hacerlo, salvarla”. 

Finalmente, el autor de El Paciente habló sobre la posible adaptación cinematográfica de la novela. “Me gustaría que Clive Owen diera vida a Evans”, señaló. Y a la mordaz pregunta sobre si está preparado "para que el cine te destroce tu película", Gómez-Jurado respondió que “siempre que le das tu libro a un director para que haga una película es un poco como cuando llega tu hija, a los 18 años, con un novio lleno de piercings y tatuajes... y encima no le puedes decir nada porque te saca una cabeza. O lo haces y cedes o no lo haces. Yo entiendo que son dos lenguajes diferentes y que habrá cosas que cambien, claro. Y creo que, en principio, como todo el mundo me dice, va a ser beneficioso para mi carrera... así que entras o no entras. No hay más. Yo solo espero que no me hagan un 'Hobbit'”.

Y acabo esta crónica con otra gran revelación: “en el libro voy dejando las pistas suficientes para averiguar quién contrata al señor White, quién mueve realmente los hilos. Solo que es fácil que en una primera lectura el lector, consumido por la acción, no caiga en ello. Pero si lo lees otra vez, más despacio y con atención, te das cuenta”, apuntó. Pues nada: habrá que ponerse a ello.

Nos seguimos leyendo. 



Lidia Casado






martes, 29 de abril de 2014

ELLEN MARIE WISEMAN, EL JARDÍN DE DACHAU





Ficha técnica

Autor: Ellen Marie Wiseman

Título: El jardín de Dachau

Editorial: Bóveda

ISBN: 978-84-15497-33-2

Páginas: 558

Precio: 18,00€

Sinopsis (Editorial)

«Debes florecer donde has sido plantada», le aconseja su abuela a Christine Bölz, una sirvienta de diecisiete años. Pero ella quiere conocer ese mundo que hay más allá de su pueblo, apenas vislumbrado gracias a la música, los libros... y a Isaac Bauerman, el hijo de la acaudalada familia judía para la que trabaja. 

El futuro que ambos sueñan compartir tropezará con obstáculos más insalvables que su origen social. Bajo el régimen de Hitler, en Alemania se aprueban nuevas leyes que prohíben a Christine volver a su trabajo y tener cualquier relación con Isaac. Pero ella se enfrentará a la ira de la Gestapo y los horrores de Dachau en su afán por estar con el hombre a quien ama, por sobrevivir al horror y, finalmente, preservar la verdad. Una novela inolvidable sobre el valor y la decisión, sobre las atrocidades y el sufrimiento de la guerra y el empeño en no renunciar a la esperanza.

Mi opinión

Lo primero que me llamó la atención de este libro es que es una novela histórica y que además está ambientada en la Segunda Guerra Mundial, dos de mis componentes favoritos. Lo tercero es que también incluye una historia de amor. Es decir, la receta perfecta.

Es el primer libro que leo de esta autora y la verdad es que me ha gustado su forma de escribir. Utiliza las herramientas de la narración de manera muy hábil, con lo que consigue que sus lectores contengan el aliento de la primera a la última palabra. Puede que os parezca un poco exagerado pero es la pura verdad, cuando leí la primera frase dije: “Este libro me va a gustar”.

El libro se desarrolla desde otoño de 1938, antes del comienzo de la guerra, hasta unos meses después de su fin y de la muerte de Hitler.

Al abarcar tanto tiempo, aparecen muchos personajes puntuales, pero los principales son:

· Christine: es la protagonista, rubia y con ojos azules, perfecto ejemplo de la raza aria. Es valiente y digna de admiración, aunque también impulsiva a veces, razón por la cual va de un problema a otro casi sin descanso. Tiene un gran sentido de la justicia.

· Isaac: pertenece a una familia judía, los eternos enemigos de Hitler. Interviene en el libro menos que el resto de personajes pero es importante porque casi todo el mundo de Christine gira a su alrededor.

· Rose (Mutti): es la madre de Christine, una mujer fuerte que haría cualquier cosa para proteger a aquellos a los que quiere.

· Maria: es la hermana pequeña de Christine y su mayor confidente, a pesar de que hay cosas que ni siquiera puede contarle a ella. Le sirve de apoyo en los peores momentos y de compañía en los mejores, que son bastante escasos.

El resto de los personajes son otros miembros de la familia de Christine (Vater, su padre, Oma y Opa, sus abuelos, y Karl y Heinrich, sus hermanos pequeños) o militares que sólo aparecen puntualmente.

En cuanto a los aspectos que trata, aparecen temas como el amor y el poder que tiene para hacer a las personas más resistentes para soportar hasta las más extremas condiciones. También la relación de éste con la esperanza y las ganas de vivir.

Otro tema es el horror de la guerra, en la que tanto los vencedores como los vencidos terminan perdiendo, y las atrocidades que es capaz de cometer el ser humano por sus ideales, sean erróneos o acertados.

En conclusión, este libro muestra las virtudes y los defectos de la humanidad relatando una conmovedora historia llena de penurias, pero también de alegrías capaces de superarlas. Lo recomiendo a todo el mundo, es algo que nadie debería perderse.



Agradecimientos a la editorial Bóveda por el ejemplar




lunes, 28 de abril de 2014

JOYLAND, STEPHEN KING





Título: JOYLAND

Autor: Sthephen King

Editorial: Random House 

ISBN: 9788415725084

304 Páginas

Género: terror, intriga


Sinopsis

Verano de 1973. Carolina del Norte. Devin Jones entra a trabajar en Joyland, un singular parque de atracciones local. La leyenda de un terrible asesinato cometido en la Casa Embrujada del parque, la pérdida de su virginidad y unos meses plagados de misterio, aventura y grandes descubrimientos cambiarán su vida para siempre.



************************************************************************


Como fiel seguidora de Stephen King, he devorado lo que he podido de su extensa bibliografía, de la cual estoy segura de no haber llegado a la mitad, todos en una linea entre el género de terror y el fantástico. Pero Joyland me ha sorprendido, se ha saltado la rutina.

No sabría decir si me ha gustado o no, esperaba fantasmas, sangre esa mezcla de perversión  y perturbación a la que nos ha acostumbrado en cada rincón oscuro del parque, pero no ha sido así. 

Joyland es la historia de un parque de atracciones que cambió la vida de un chico, David Jones. 
Es una historia en la que abundan buenos personajes, todos ellos interesantes y misteriosos tanto protagonistas como secundarios en un entorno de cuento de terror, un parque de atracciones añejo, de viejas atracciones de feria que atrae más a nostálgicos que a aquellos que buscan adrenalina. Pero es un parque como manda la tradición, tiene fantasma propio. Una historia turbulenta que marcará la vida de Devin así como las relaciones que crea con sus compañeros en el parque o el pequeño Mike.

Es una novela muy bien escrita, con unos personajes bien desarrollados y que consigue tener al lector en estado de alerta durante todo el argumento, esperando el susto, la acción rápida pero no acaba de llegar.

Con Joyland no podría posicionarme, mis expectativas eran otras porqué estoy acostumbrada a leer otro tipo de novelas cuando elijo este autor y soy incapaz de darle la oportunidad de creer que puede escribir otro tipo de historia muy distinta al Resplandor, Posesión y Desesperación, La Cúpula o La Torre Oscura (por nombrar obras distintas entre sí). 

Lo dicho no he conseguido posicionarme y estaré encantada de comentar con vosotros vuestra opinión. Yo en Stephen King, busco tensión, intriga, terror, acción, sorpresa, porque sé que puede dármelo.


Nora Bosco



domingo, 27 de abril de 2014

EOLA Y EL MISTERIO DEL PERIQUITO ENFERMO (EL CLUB ARCOÍRIS #2). ANA GALÁN Y GUSTAVO MAZALI




Ficha técnica: 

Título: Eola y misterio del periquito enfermo

Texto: Ana Galán 

Ilustraciones: Gustavo Mazali 

Editorial: Destino 

ISBN: 978-84-08-12326-2

Páginas: 64 

Precio: 6,95 euros 



Sinopsis (editorial): 

Iris debe averiguar cuál es su nueva misión y, para ayudarla, la Reina le envía a su amiga, Eola, la ninfa del viento. Ella es muy curiosa y cuando habla, siempre hace preguntas. 
¿Por qué en el súper venden huevos si no hay gallinas? ¿Y por qué el periquito de Asun está tan triste? ¡Una nueva misión para las ninfas del Club Arcoíris! 



Mi opinión:

¡Cómo nos lo hemos pasado Lucía y yo con la segunda entrega de El Club Arcoíris! Empezó leyéndolo ella sola y se enganchó a la historia. Pero, claro, solo está empezando a leer y hacia la mitad ya estaba un poco cansada. Pero estaba tan atrapada que no quería dejarlo, así que pactamos que cada una leería un capítulo, así que pudimos terminarlo antes de cenar. ¡Y lo que nos divertimos!

En esta nueva aventura conocemos a una amiga de Iris, la hippy Eola y sus problemas con el peinado (a ver, siendo la ninfa del viento... ¡ya me contarás!). Bueno, y no solo con su pelo. También con un periquito que no vuela y cuya dueña cree que está enfermo. Solo alguien como Eola podía resolver el problema.

Nos ha encantado el optimismo que emana de Eola y su imagen, así como los valores, que nuevamente (como ya ocurriera en la primera entrega), transmite la obra, vinculados a la naturaleza y al cuidado de los animales.

Y es imposible no desternillarse con la escena del supermercado. Muy muy recomendable para ver nuestro mundo con ojos ajenos.

En definitiva, una segunda entrega muy en la línea de la primera, que mantiene diseño, ilustraciones, tono, mezcla de intriga, humor y valores y que hará las delicias de primeras lectoras (y primeros lectores) como Lucía. 

Nos seguimos leyendo. 



Agradezco a Destino Infantil y Juvenil el envío de este ejemplar.



Lidia Casado



sábado, 26 de abril de 2014

KATHERINE GOVIER, LA HIJA DEL DIBUJANTE



Ficha técnica:

Colección: ALGAIDA LITERARIA 

Páginas: 672 

Precio: 18,00 € 

ISBN: 978-84-9877-974-5

Código: 296289 

Formato: Papel 

Temática: FICCIÓN HISTÓRICA

*Sinopsis y ficha técnica extraídas de la página web de la editorial (Algaida).



Sinopsis:

Ei, la tercera hija del famoso pintor Hokusai, vive en el Japón del siglo XIX durante el último shogunato del clan Tokugawa: un país aislado de toda influencia extranjera y donde rige la moral tradicional y una férrea censura, que mantiene al pueblo ignorante y supersticioso. Ei acompañará a su padre desde pequeña y crecerá rodeada de artistas, prostitutas, mercaderes, adivinos, cuentacuentos y artesanos que pululan por Yoshiwara, el distrito del placer de Edo ¿la actual Tokio¿, en una época difícil para quienes tratan de burlar una justicia que los castiga por inmoralidad de forma arbitraria. Con esta obra, Katherine Govier saca a la luz un personaje injustamente olvidado por la Historia: una novela exótica y emocionante, pero también un relato de amor, admiración y competitividad entre un padre y una hija.






Reseña:
De esta novela se ha llenado la red de reseñas en muy poco tiempo. Quizás, por eso, he ido retrasando la publicación de la mía. Quienes me seguís os habréis dado cuenta de lo extensos que suelen ser los comentarios sobre mis lecturas (¡no puedo evitarlo!) pues me encanta ahondar en el argumento, el estilo, el trasfondo, la caracterización de los personajes, etc. Sin embargo, esta crítica será distinta. ¿Por qué? Porque esta novela es diferente. De hecho, si me pidieran que la describiese con una sola palabra creo que usaría esa misma: "diferente". (En realidad, puede que agregara "extensa": ¡más de 600 páginas!)



Es diferente, en primer lugar, porque es una autora occidental (canadiense) quien relata desde el punto de vista oriental el choque social y cultural que de manera personal experimenta la protagonista cuando sale de Edo, Tokyo, y difunde la obra de su padre, Hokusai. Lo más frecuente es que la narración de este tipo de contrastes sea realizada por occidentales desde el punto de vista de los mismos. Sin embargo, y a pesar de la dificultad, K. Govier lleva a cabo la empresa de manera encomiable.


Respecto a la autora, ésta en España no es aún muy conocida aún pues La hija del dibujante se alza como su primera obra traducida al castellano.



En segundo lugar, es diferente, porque no dispone de una trama central que conduzca al lector a lo largo del hilo narrativo. La novela se divide en seis partes - seis etapas de la vida de Ei- a través de las cuales se navega por todos sus aspectos destacables: desde su infancia hasta sus relaciones familiares, su situación económico-social, sus anhelos, sus objetivos, sus amistades, sus parejas, su juventud, su carrera artística, etc. Tal compendio de escenas - a veces muy separadas en el tiempo unas de otras - configuran más un reportaje que una novela tal y como hoy en día tendemos a comprender el concepto.



Este característico tratamiento de la historia provoca que el lector no "se enganche". Si lo que esperas es acción, suspense o intriga...deja de leer esta reseña. Esta, definitivamente, no es tu novela.



La carencia de un argumento adictivo se compensa con la rica recreación que la autora construye del Japón feudal del siglo XIX. La vida de Ei da comienzo en Edo (Tokio), exactamente en el marginal y alternativo barrio de Yoshiwara donde el dictatorial shogunato del clan Tokugawa (siglo XVII- siglo XIX) ha getificado a artistas, prostitutas y demás gentes del "mal vivir".Govier utiliza un léxico japonés variado para describir la ambientación. Para quienes no conocemos en profundidad la cultura japonesa se torna complicado seguir la lectura y, por ello, hay un glosario al final del libro que ayuda a solventar dudas. La autora describe detalladamente desde la distribución de las estancia, los alimentos y los paisajes hasta los matices políticos y culturales que dan forma a la historia. A mí en particular ha sido de todo esto la parte política la que más me ha interesado: las prohibiciones, la moral, las leyes y sus trampas, etc. 



En línea con todo esto cabe añadir que se aprecian pasajes de gran belleza que muestran cómo las gentes de a pié vivían bajo tales restricciones o cómo se sobreponían a los vaivenes de la vida. 



El contenido de la novela se conforma en líneas generales como una reivindicación de la situación social de la mujer en Japón a finales del siglo XIX a través del complejo personaje de Ei. Además, se nos muestra la consideración que en dicho lugar tenían los artistas y otros colectivos sociales. 



Es en la configuración de los personajes y en el hilado de las relaciones entre ellos donde Govier se lleva la palma pues lo hace de maravilla. Ei es la tercera hija del segundo matrimonio del pinto Hokusai, un hombre muy particular que vive por y para la pintura descuidando tanto a su familia como a su salud o a su bolsillo. 



A pesar de ser una de tantos hijos, la relación entre Ei y Hokusai es especial desde el principio. La complicidad entre ellos traspasa las páginas del libro e impregna toda la historia siendo el hilo conductor de la misma. Ei admira a su padre hasta un punto casi enfermizo y lo acompañará allá donde vaya aunque para ello tenga que renunciar a su propia vida. Una vez que éste fallezca, ella será quien se encargue de buscar el reconocimiento a su pintura que no obtuvo en vida y, también, seguirá firmando con el nombre de él sus propias obras. Ei quiere pintar y lo conseguirá aún siendo mujer aunando así en una misma persona dos dificultades: "mujer, y además, artista". Es esta protagonista, por tanto, una de esas que tanto gustan: profundas, complejas, fuertes, rebeldes...



No está de más señalar que en la obra aparecen muchos otros personajes que van y vienen a lo largo de la vida de Ei pero, naturalmente, son padre e hija, los dos artistas, los principales.

La pintura japonesa para mi, sinceramente, ha sido todo un descubrimiento. No me jacto de saber ni mucho ni poco de arte, sé lo que debería saber una Licenciada en Historia a quien la pintura la agrada bastante. Pero nunca había estudiado la pintura japonesa así como tampoco había leído sobre ella ni la había visto en exposiciones o museos. Creo que es un punto a favor de la Govier que ésta sepa crear el gusanillo de curiosidad justo sobre el arte japonés como para ir a Google y hojearlo, y conocerlo, y, si cabe, apreciarlo. 



La pluma de la autora es sofisticada y elegante y lo que aporta cercanía al relato no es el lenguaje o la expresión sino la primera persona en la que está narrada casi la totalidad de la novela. Como contrapeso negativo, ha de ser admitido que el ritmo es muy pausado y en ocasiones invita a abandonar el libro. El estilo puede llegar a resultar confuso y farragoso pues cuesta ubicar en la historia la importancia de reflexiones, detalles, pensamientos o hechos que aparecen "sin más". Claro, sólo hay que pensar que es toda una vida la que se está relatando para que tal defecto nos resulte "lógico". Pero si a eso sumamos la gran extensión de la obra...la lectura en cierta partes se hace cuesta arriba.



Por último añadir que sobresale la magnífica maquetación de la obra. Desde las fuentes elegidas hasta el diseño interior y exterior del libro destacan por su buena factura. ¡Así da gusto abrir un libro! 



En definitiva, no es La hija del dibujante un libro que se devore sino que más bien se saborea. Yo lo recomiendo para los aficionados a la historia de Japón, a la historia de la pintura o incluso para una lectura temática "de género". También para quienes disfruten con historias largas y reposadas o para aquellos que amen aprender mientras leen. Sin embargo, quienes queráis llenar un rato con una historia trepidante o toparos con una historia llena de emociones no os decantéis por este libro, no es lo que buscáis. 



En conclusión, Algaida ha hecho una buena elección al incorporar esta novela de corte biográfico y oriental a su colección de género histórico.



Si os ha interesado la novela o si no sabéis si probarla ó no podéis pinchar aquí para leer online los primeros capítulos. ¿La conocíais? ¿Os llama la atención? ¿La habéis leído? ¡Contadnos!



Se agradece el ejemplar a la editorial Algaida.

Sara Herrera Maceiras, Ecos de Calíope.



viernes, 25 de abril de 2014

JUAN GÓMEZ-JURADO, EL PACIENTE





Ficha técnica: 

Título: El Paciente 

Autor: Juan Gómez-Jurado 

Editorial: Planeta 

ISBN: 978-84-08-12291-3

Páginas: 480 

Precio: 20,90 euros



Sinopsis (editorial): 

El prestigioso neurocirujano David Evans se enfrenta a una terrible encrucijada: si su próximo paciente sale vivo de la mesa de operaciones, su pequeña hija Julia morirá a manos de un psicópata. Para el Dr. Evans se inicia una desesperada cuenta atrás cuando descubre que el paciente que debe morir para que su hija viva no es otro que el presidente de Estados Unidos. Con su habitual maestría en la literatura de intriga, Juan Gómez-Jurado atrapa irremediablemente al lector. Una novela apasionante y emotiva que se desarrolla en 63 frenéticas horas, que no da respiro en su lectura y que plantea un dilema moral imposible que puede cambiar el curso de la Historia.



Mi opinión:

¿Qué decir de Juan Gómez-Jurado que no haya dicho ya? Que sabe crear tensión como pocos, que te mete en la historia desde la primera frase, que construye una trama solvente llena de acción y emoción, que dosifica la intriga con la misma precisión con la que el neurocirujano protagonista maneja el bisturí, que moldea a la perfección personajes que tienen mucho de héroes pero también algo de villanos, que sabe cómo cerrar una historia... Creo que ya he dicho más de una vez todo esto de Gómez-Jurado pero no me queda más remedio que repetirlo, porque lo ha vuelto a hacer: ha vuelto a crear una obra adictiva, interesante, con fondo humano y moral y con unos personajes cuya piel nos enfundamos mientras devoramos las 480 trepidantes páginas que conforman esta novela.

Porque esta es una obra de esas que no dan tregua. Desde el principio, desde la primera frase, entras en la historia y ya no sales hasta el punto final que te deja con la boca abierta. Cuesta muchísimo dejar de leer y hacer lo que uno tiene que hacer cada día: comer, trabajar, dormir... Es uno de esos libros indicados para los fines de semana de manta y sofá, esos en que puedes cogerlo y meterte en él hasta que lo has devorado, sin pensar en que hay un mundo fuera en el que al doctor Evans no le han secuestrado a su hija ni tiene que operar al presidente de los Estados Unidos.

Con ser un maestro en la construcción de historias, en la fabricación de estructuras y ritmos que funcionan y en la administración justa de la intriga, Gómez-Jurado no se queda ahí, en una trama perfectamente urdida y manejada. No. También presta atención al fondo y plantea una serie de reflexiones muy interesantes que al lector le van machacando en el fondo del cerebro mientras se deja consumir por la acción. Reflexiones que saltan al primer plano cuando cierras el libro, momento en el que te planteas qué harías tú si estuvieras en el lugar de David.

El autor obliga al lector a pensar en la profesionalidad de cada uno, en su tolerancia moral, en los valores principales de su vida y en qué es lo que verdaderamente le importa en su día a día. En realidad, cada día de nuestra vida nosotros somos David. A escala diferente, por supuesto, pero todos los días cada uno de nosotros ha de elegir cómo repartir su tiempo entre trabajo y familia, entre amor y obligación, entre (en el mejor de los casos) pasión y pasión. Y, como le ocurre al doctor Evans al comienzo del libro, la mayoría elegimos el trabajo. Cada día. Porque es una obligación... vale. Pero lo elegimos, restando tiempo a nuestros hijos y parejas. Quizá también porque son lo seguro, porque sabemos que siempre estarán ahí, que nos quieren sin condiciones... Hasta que ocurre algo que cambia esas dinámicas y nos da la vuelta a la vida como a un calcetín. Y entonces llega el tiempo de los arrepentimientos, de la culpabilidad, de los lamentos. 

Gómez-Jurado nos pone un espejo delante para que nos miremos en los momentos extremos de nuestra vida pero también en nuestro día a día y saquemos nuestras propias conclusiones. Por eso, me parece imposible que El paciente deje indiferente a alguien.

Como tampoco puede dejar a nadie indiferente el sentido del humor de ese personaje principal que habla al lector de tú a tú: un humor ácido y socarrón que añade unas gotitas de diversión a la trama, quitándole algo de peso dramático, pero que, en el fondo, también es motivo de reflexión: David se defiende del mundo con su humor, es su escudo frente a los ataques de los demás. Los que llegan y los que podrían llegar. Su pasado le ha hecho así y su pasado (y las consecuencias de ese pasado y cómo le hace frente) es otro de los aspectos sobre los que reflexionar. 

También me han gustado mucho las alusiones al funcionamiento real de nuestro mundo, a las mentiras que nos cuentan o nos hacen creer o creemos con los ojos cerrados porque cualquier otra versión sería intolerable. Imposible no reflexionar sobre la realidad que vemos cada día y la parte de esa realidad que jamás descubriremos; como un teatro de títeres, vemos la función, la parte de ilusión de la historia, pero no nos fijamos en lo que queda detrás del escenario, no nos percatamos de que son muñecos cuyos movimientos se deben a unas manos que tiran de unos hilos para producir esa ilusión de realidad.

Y no menos inquietante me ha resultado la teoría sobre el comportamiento humano del señor White. ¿Realmente somos tan predecibles? ¿Qué rompe esa predictibilidad? ¿Qué nos hace salir de nuestras rutinas, del camino aprendido, de nuestra forma de actuar diaria?

En definitiva, Gómez-Jurado nos regala una novela perfecta en fondo y forma, en la construcción y dosificación de la intriga, en la creación de personajes complejos y cercanos y en la propuesta de una serie de temas sobre los que reflexionar y (¿quién sabe?) quizá, incluso, cambiar nuestras vidas.

Nos seguimos leyendo. 





Lidia Casado






jueves, 24 de abril de 2014

CARLA GRACIA, SIETE DÍAS DE GRACIA






Título: Siete días de Gracia

Autor: Carla Gracia Mercadé

Editorial: Grijalbo

ISBN: 9788425351785

384 páginas

Precio: 15.90 €

eBook: 9.99 €





Sinopsis de la editorial


Novela histórica que narra los hechos que tuvieron lugar los primeros días de abril de 1870 en la Vila de Gracia de Barcelona, en contra de las levas ordenadas por el General Prim.


«Muchos la han olvidado. Otros la han llamado "revuelta". Pero fue una guerra. La Guerra de los Siete Días. Sin descanso. Sin paz. Sin compasión.


[...]


Félix afirmaba que en el mundo solo hay dos clases de personas: las que matarían y las que, antes, se dejarían matar. Yo era de las segundas. Pero hay cosas que lo cambian todo. 


Una es la guerra. La otra, los secretos.


[...]


Ahora me toca desvestir los misterios, desenredar los nudos y tirar del hilo. Porque, aunque hoy no quede nadie de entonces, tú nos recordarás. Y nos liberarás de la injusticia de la desmemoria. Más que eso: te salvarás de la imprudencia del olvido.»


La Revuelta de las Quintas de 1870 fue una de las tantas guerras que ha soportado un pueblo para rebelarse por leyes que únicamente protegen los intereses de unos pocos mientras truncan la vida de muchos. El alzamiento tuvo lugar en varias ciudades de España como Málaga, Béjar o Salamanca, pero en Cataluña fue más largo y sangriento. La villa de Gracia, cruelmente asediada por los cañones y las tropas que disparaban desde la calle Provenza y el Paseo de Gracia de Barcelona, fue el principal bastión de la resistencia popular. 


Cuenta la leyenda que una mujer sin apellidos ni pasado fue la voz del pueblo y que, en el momento más cruel del conflicto, siguió tocando las campanas de la torre del reloj, frente al ayuntamiento de Gracia, para mantener viva la lucha. ¿Quién era esa mujer? ¿Qué la empujó a tomar partido en aquella guerra? Durante los siete días que duró el alzamiento, descubriremos la vida de Mariana y todos sus secretos.


La historia de una familia puede ser tan convulsa como la de un pueblo.





********************





He quedado maravillada con esta historia, ya empiezo por deciros que ¡me ha encantado! La novela recrea la revuelta contra las quintas de 1870 en Gràcia (Barcelona). Las quintas era un sistema de reclutamiento obligatorio mediante el cual se llamaba a filas a los jóvenes inscritos en el registro, únicamente había posibilidad de no ser incluido en este sistema si se aportaba una suma importante de dinero. En abril de 1870, el gobierno español quiso hacer servir este sistema, lo cual produjo una revuelta popular de oposición conocida como la Revuelta de las Quintas. Entre los pueblos que mostraron resistencia estaba la vila de Gràcia, lugar en el que acontecen los hechos que narra la novela.



El eje principal de la historia es Mariana, un personaje que recrea a la mujer real que se dice estuvo todo un día tirando de la cuerda del campanario llamando a somatén para mantener alejado al ejército el máximo tiempo posible y permitir que los ciudadanos pudieran huir antes de que las tropas entraran arrasando con todo y con todos. El objetivo de tocar la campana de forma contínua era hacer pensar a las fuerzas militares que la revuelta era mucho mayor de lo que imaginaban. Y al ritmo del ¡Dong! de cada campanada el lector va conociendo la vida de la protagonista. 



Alternando presente (1870) y pasado, conoceremos a la familia Lledó y seremos testigos de secretos, engaños, envidias, venganza y de grandes historias de amor y odio. La narración está dividida en siete capítulos, uno por cada día de conflicto, y cada capítulo se inicia con algún documento que nos orienta sobre la situación. Cada uno de los capítulos alterna el tiempo presente con el pasado y, aunque no hay aviso de cuándo se habla del presente y cuándo del pasado, no resulta difícil distinguir entre un tiempo y otro. Al principio de la novela parece que no haya relación entre las historias, pero a poco que se va avanzando se empieza a tejer una historia tremenda.



Los personajes están perfectamente definidos y a través de ellos la autora facilita al lector la oportunidad de imaginar aquellas situaciones tan difíciles. Para los hombres era horrible haber de marchar a la guerra dejando a su familia y sabiendo que quizás fuera la última vez que se vieran. Para las mujeres era terriblemente traumático perder a sus hijos y sus maridos. Y mientras tanto la clase adinerada vestía sus trajes de seda, se sentaba en butacas de terciopelo y cenaban generosamente todas las noches arropados por la compañía de toda la familia. Claro que no solo existen las luchas entre pueblos, a veces hay luchas familiares que son casi igual de sangrientas y dolorosas.



Después de leer la novela he sabido que es la primera que escribe Carla Gracia. Sinceramente, alucinada me quedo de haber podido disfrutar tantísimo de esta ópera prima, imposible hacerlo mejor. No me cabe duda alguna de que leeré la segunda, espero y deseo que la haya... ¡y que sea pronto!










Sandra Díaz

Blog Estantes Llenos (de libros)



http://estantesllenos.blogspot.com.es/

miércoles, 23 de abril de 2014

martes, 22 de abril de 2014

JUDITH LENNOX, LAS AMIGAS DE OJOS OSCUROS




Título: Las amigas de ojos oscuros

Autor: Judith Lennox

Editorial: Maeva 

ISBN: 978-84-15532-71-2

512 páginas

Precio: 19.90 €

eBook: 9.99 €


Sinopsis de la editorial


A Liv se le cae el mundo encima cuando su padre las abandona a ella y a su madre, y tienen que empezar una nueva vida en el pueblo de una amiga de juventud de su madre. Muy pronto, la tímida Liv conoce a las que serán sus mejores amigas: la bella Rachel y la rebelde Katherine. Al crecer, las tres chicas evolucionan de manera muy diferente —Katherine persigue sus sueños profesionales en Londres, Rachel se casa muy joven con el amor de su vida, y Liv se va a estudiar a la universidad—, aunque seguirán siendo las mejores amigas. El día antes de dar a luz, Rachel llama a sus amigas para decirles que quiere revelarles un secreto, pero nunca llega a contárselo. Descubrir el secreto de Rachel se convertirá en una prioridad para Liv y Katherine a lol argo de sus vidas.





Debo confesar que la portada fue lo primero que me atrajo de esta novela, tan bonita como todas las de Maeva. Y tan preciosa como la portada me ha parecido la historia de amistad que se esconde entre las páginas del libro.



Década de los 60. Thea ha sido abandonada por su marido y, ante la difícil situación que debe afrontar ella sola con su hija Liv al cargo, toma la decisión de mudarse al pequeño pueblo de Fernhill en busca de una vida mejor. Allí las espera Diana, una buena amiga de juventud a la que lleva sin ver siete años. Liv conoce a Rachel, hija de Diana, y a Katherine, de las que se hace amiga inseparable, auténticas hermanas de sangre. Las niñas crecen juntas compartiendo por completo sus vidas y sus sueños, hasta que llega el momento en que cada una emprende un camino distinto. Liv empieza la universidad y busca el amor. Katherine viaja a Londres y empieza a trabajar. Y Rachel decide casarse con apenas 18 años y pronto se queda embarazada. El día antes de dar a luz, Rachel llama a Liv y a Katherine para pedirles que vengan a visitarla para contarles algo de suma importancia que ha descubierto, sin embargo ninguna de las amigas llega a tiempo. Rachel muere después del parto sin haber desvelado su secreto. ¿Qué era eso tan urgente e importante que Rachel les quería contar? Desde este momento, Liv y Katherine vivirán con el tormento y la duda de no saber qué le ocurría a su mejor amiga.



Los personajes principales son Liv, Rachel y Katherine, perfectamente sólidos y muy bien definidos. Son tres personajes muy diferentes entre sí, cada uno con su propia personalidad y sus matices, a quienes resulta sencillo conocer en profundidad. Me ha parecido muy destacable la evolución que se aprecia en cada personaje, ese paso de niña a mujer y ese esfuerzo de superación personal que marca a las protagonistas con una gran dosis de realismo.



El estilo narrativo es ágil, la lectura resulta fluida y el ritmo se mantiene constante durante toda la novela. La ambientación está muy lograda. Es una historia explicada con sencillez y muy amena. No es una saga familiar propiamente dicha, sino una historia centrada en el valor de la amistad, amistad que además, en este caso, se expande a través de las generaciones. Al empezar el libro pensé que el eje principal de la historia sería el secreto de Rachel, sin embargo me queda claro que, pese a acarrear dicho secreto un peso importantísimo en la novela, la amistad, la familia y la evolución personal son el tema principal de este bonito libro.


Esta es una novela para disfrutar de forma pausada, con tranquilidad, deleitando los sentidos con la preciosa historia narrada. Muy recomendable.




Sandra Díaz

Blog Estantes Llenos (de libros)

http://estantesllenos.blogspot.com.es/



lunes, 21 de abril de 2014

CONSUMMATUM EST, CÉSAR PÉREZ GELLIDA






Título: Consummatum Est

Novela Negra/ Thriller psicológico

Autor: César Pérez Gellida

Editorial: Suma de Letras

ISBN: 9788483656402

570 páginas




Sinopsis

La pequeña localidad islandesa de Grindavik amanece con todos los miembros de una familia brutalmente asesinados. En uno de los países del mundo con menor tasa de homicidios por habitante, el comisario de la Brigada de Homicidios de Reykjavik, Ólafur Olafsson, se enfrenta al caso más escabroso que ha visto justo en el ocaso de su carrera profesional. Pero muy pronto todas las pistas empiezan a apuntar hacia un sofisticado asesino en serie, Augusto Ledesma, que durante varios años ha ido componiendo una siniestra poética de versos regados de sangre a lo largo y ancho de Europa.

Ante tales evidencias, la INTERPOL decide poner al frente del caso al jefe de la Unidad de Búsqueda In­ternacional de Prófugos, Robert. J. Michelson, que se rodeará de un grupo especial integrado por algunos «viejos conocidos» del asesino.


César Pérez Gellida

César Pérez Gellida nació en Va­lladolid en 1974. Es Licenciado en Geogra­fía e Historia por la Universidad de Valla­dolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera pro­fesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovi­sual hasta que en 2011 decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

César Pérez Gellida irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, que continuó con Dies irae y que se cierra ahora con Consummatum est.

Actualmente colabora como columnista en El Norte de Castilla.

Podéis obtener más información en la entrevista que le realizamos en este blog, aquí os dejo el enlace Entrevista César Pérez Gellida o bien en su página web www.perezgellida.com 





Después de toda esta información sobre su biografía "formal", he de decir que César Pérez Gellida es un autor que a muchos nos ha cogido por sorpresa, tanto por su forma de escribir como por su cercanía con el lector, otras tantas veces ausente.



***************************************************************************



Consummatum Est es la tercera y última entrega de una la trilogía que destaca por tener una banda sonora propia, una canción para cada momento VERSOS, CANCIONES Y TROCITOS DE CARNE. 


Todos y cada uno de los libros que forman la trilogía destacan por su prosa, por su forma de escribir directa, cuidada, sin demasiadas florituras pero capaz de recrear el momento preciso y el entorno necesario, para desarrollar situaciones cargadas de tensión, adrenalina, rápidas y capaces de sorprender al más perspicaz e intuitivo de los lectores. 


En Consummatum Est nos reencontramos con el Inspector Sancho, ha cambiado. Se lame las heridas que la ira ha dejado dentro de él, tras la persecución de Augusto. Sabe que el dolor solo se calmará cuando lo cace, lo que convierte este objetivo en su único motivo para continuar.


Augusto Ledesma, mi sociopata preferido destaca todavía más en esta entrega por su ser perturbado al que alimenta con poesía y música. Debe acabar su obra, ese es su fin.


César Pérez Gellida ha logrado evolucionar cada uno de sus personajes, no solo los principales a los que hemos podido ver madurar a lo largo de la trama, también  aquellos que solo han tenido un papel puntual. El papel de situarnos en un lugar o un momento determinado, pero todos y cada uno de ellos han dejado su impronta, algo que  ha enriquecido la trama aportando matices y calidad a cada uno de sus libros.


A través de estos personajes también he viajado por media Europa, he podido reconocer matices culturales que desvelan donde transcurre la acción en cada momento, pero siempre con el objetivo de encontrarnos cara a cara con Augusto.


César Pérez Gellida consiguió atraparme con Memento Mori, con Dies Irae me hizo incondicional de su prosa y cerró el ciclo culminando una trilogía sensacional con Consummatum Est y por tanto haciéndose un hueco entre autores a los que venero (Bukoswski, Vian, King, Preston&Child, Hill, Thilliez, Larsson, etc). 
Este es el ejemplo de que terceras partes pueden ser  mejores y en este caso no hay lugar a dudas. Desde el principio combina a la perfección ingredientes como: tensión, adrenalina, persecuciones, trampas, secretos y unas gotas de romance, poniendo nuestra capacidad de sorpresa a prueba una y otro vez y ganándonos la partida. No debo rebelar más sería injusto para todos los que vais a leerla. 


Solo deciros que cuando acabas Consummatum Est te invade un sentimiento de vacío, muchos lectores nos quedamos huérfanos al llegar a la última página, pero una vez superado el duelo, apareció la curiosidad por conocer con que me va a sorprender el autor y por supuesto la impaciencia por tener que esperar hasta que llegue su nuevo libro.
Pero ante todo siento gratitud por haber escrito 3 libros geniales que me han hecho vibrar y disfrutar de una historia que me mientras la leía me ha hecho olvidar donde estaba y que hora era. ¿Se puede pedir más?


Para acabar quiero dar las gracias a todos los que habéis participado en #leemosjuntos #ConsummatumEst, ha sido divertidísimo poder compartir sensaciones y  paranoias con todos vosotros y por supuesto con César Pérez Gellida. 


Nora Bosco








Related Posts with Thumbnails