jueves, 5 de diciembre de 2013

ELENA MOYA, LA MAESTRA REPUBLICANA





Ficha técnica: 

Título: La maestra republicana 

Autora: Elena Moya 

Editorial: Suma de letras

ISBN: 9788483655351

Páginas: 560 

Precio: 19 euros 



Sinopsis (editorial): 

La maestra republicana es el vibrante relato de una mujer que lucha por conservar la dignidad de su propio pasado y que nos adentra en el impene­trable mundo de Eton College y en la casi desconocida Residencia de Se­ñoritas, la versión femenina de la Residencia de Estudiantes. Su historia y la de los personajes con los que se relaciona también es una metáfora de nuestro tiempo, de la corrupción política y la desesperanza social en la que vivimos, y de cómo un espíritu luchador puede ponerlos en jaque a la vez que recupera unos valores de honestidad y justicia casi olvidados.



Mi opinión:

La verdad es que cuando leí la sinopsis de esta novela me la imaginé de otra forma. Pensé que sería una obra de corte más histórico, con un argumento centrado en la II República y la Residencia de Señoritas. Por eso me sorprendió tanto empezar a leer y comprobar que el argumento estaba anclado a la actualidad más rabiosa: la corrupción política, la burbuja inmobiliaria, los tiempos en los que vivíamos por encima de nuestras posibilidades y el inicio de la crisis que, cinco años después, nos tiene ahogaditos. A pesar de no ser lo que había creído que sería, he de decir que la novela me ha gustado mucho, porque me parece que convierte en literatura sucesos muy recientes y, al hacerlo, transforma los hechos en denuncia, en advertencia, en llamada de atención y asunción de nuestros errores, al mismo tiempo.

Elena Moya crea un universo de contrates en el que sitúa a personajes e ideologías antagónicas. Así, al elitista colegio Eton de Inglaterra, en el que se ha criado lo más granado de la sociedad inglesa durante décadas (y hablo de granado en el sentido de productivo -ejecutivos, ministros, financieros...- no de gente bien que, en realidad, no produce nada) se opone el modelo educacional y de convivencia de la Residencia de Señoritas; al espíritu de la II República se opone el salvaje consumismo actual, el derrochismo, el amiguismo y la opulencia, pública y privada; al carácter típicamente inglés se opone el español y al alcalde autoritario, violento, rencoroso, extorsionador y corrupto de Morellas, el pueblo en el que se desarrolla la acción, se opone la protagonista, Valli, una octogenaria que, a pesar de su edad, mantiene sus fuerzas físicas e ideológicas a pleno rendimiento. 

Ella es la voz crítica de la novela y de la sociedad actual. Ella mantiene vivos los más loables valores de la república (la lucha por el bien común, el derecho de todo el mundo a la cultura, la educación universal, pública y gratuita; la solidaridad, la humildad, el debate de ideas, el aprendizaje como motor social y la curiosidad intelectual como motor vital) frente a los valores de la sociedad que nos ha llevado a la actual crisis económica mundial: el derroche, la opulencia, el individualismo, el enriquecimiento, la apariencia, la superficialidad, la indulgencia y el dinero rápido y fácil. 

Me ha gustado mucho cómo Moya enfrenta las relaciones entre estos dos mundos tan diferentes y cómo plantea en el lector la duda de qué hubiera ocurrido si todo el legado de la Residencia de Señoritas, la Residencia de Estudiantes y las Misiones Pedagógicas hubiera continuado vivo, en vez de ser pisoteado por el franquismo y olvidado durante la democracia.

Aunque la trama es un poco previsible, me parece interesante la reflexión sobre acontecimientos presentes y pasados que propone. Y me han parecido fascinantes los personajes que construye, contrapuestos, maniqueos en determinados momentos, pero todos ellos entrañables y de los que algo se puede aprender. Me ha encantado que haga hueco en la novela a mujeres con garra, como María Zambrano o Victoria Kent, que tanto camino nos abrieron a las generaciones actuales y cuyo legado se ha olvidado o perdido, en muchos casos. Hay, en la novela, todo un canto a la libertad, a la intelectualidad, a la lucha por la mujer y a la ruptura de barreras, tanto para las mujeres como para los homosexuales, otro tema muy presente en la novela, tratado con una naturalidad exquisita y propiciando una reflexión relacionada con el amor verdadero, el apoyo, la comprensión mutua y el compartir una vida que me ha parecido fascinante. 

En definitiva, una novela muy recomendable, escrita con buen pulso y un estilo pulcro y cuidado y que propone una reflexión sobre lo que teníamos y perdimos, en el más amplio sentido de la expresión. 

Nos seguimos leyendo. 



Lidia Casado






1 comentario:

  1. Aunque no me suele gustar mucho la novela histórica o social (excepto la centrada en la Segunda Guerra Mundia, que me apasiona), creo que esta va a entrar en la lista interminable de libros que leer ^^ Muy buena, Lidia.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails