martes, 17 de diciembre de 2013

DOLORES REDONDO, LEGADO EN LOS HUESOS



FICHA TÉCNICA


Titulo: Legado en los huesos

Autor: Dolores Redondo

Editorial: Destino

Encuadernación: Tapa blanda

Páginas:553

PVP: 18,50 €




DOLORES REDONDO


«Dolores Redondo nació en Donostia, San Sebastián en 1969. El guardián invisible, la primera novela de su Trilogía de Baztán, le ha granjeado el entusiasmo de editores de numerosos países y hoy son ya 23 los sellos editoriales que publicarán la obra en todo el mundo.

Además del respaldo de los lectores, ha sido saludada por la crítica como una de lsa propuestas más originales y contundentes del noir en nuestro país, y asimismo se proyecta la versión cinematográfica de la mano de los productores de la trilogía Millenium de Stieg Larsson. »




ARGUMENTO

La novela comienza nueve meses después de los sucesos narrados en la novela anterior.


«Tres crímenes inconexos llevados a cabo por tres torpes criminales en lugares distintos, y en todos se produce una amputación idéntica, en todos el miembro amputado desapareció de la escena, los tres asesinos se suicidaron en prisión o bajo custodia y los tres dejaros el mismo mensaje, un mensaje escrito en las paredes, excepto en el caso de Medina, que iba dirigido a ella y se lo entregó personalmente. » (Página 166)

Dicho mensaje consta de una sola palabra: Tarttalo

«Tarttalo, el nombre de una bestia que se comía a los pastores, a las doncellas, a los corderos, carne de inocentes. » (Página 168)


LEGADO EN LOS HUESOS


Legado en los huesos es la segunda entrega de la Trilogía de Baztán, que comenzó con El guardián invisible.


Es cierto que Legado en los huesos es una novela que cierra el caso que planteaba, el de “El asesino de Basajaun”, pero no es menos cierto que dejaba algunas líneas abiertas que permitían su continuación, que es justo lo que ha hecho su autora. Lo mismo puede decirse de esta segunda entrega Legado en los huesos, en que es caso que el complejo caso que plantea queda solucionado, pero que también permite una continuación, si bien es verdad que quedan muchos menos puntos que resolver que en la anterior.


El hecho de que sea un caso que comienza y se cierra con la novela, podría permitir leer Legado en los huesos sin haber leído El guardián invisible, pero creo que es desaconsejable, porque si bien el caso se entiende perfectamente, se pierde mucho en la comprensión de la difícil y compleja personalidad de sus protagonistas sin haber leído la anterior.


En mi reseña de El guardián invisible, destacaba la gran originalidad de dicha novela, fundamentalmente por la elección de sus paisajes y de su protagonista, una mujer que es policía foral navarra. Un protagonismo femenino que es muy poco frecuente en la novela negra.

Lejos de disminuir ese enfoque en esta segunda entrega, se intensifica. Por más que la novela esté escrita por un narrador omnisciente, es la visión de una mujer la que planea sobre toda la novela:

«James era un cielo, un buen padre y el hombre más comprensivo que una mujer podía imaginar, ero era un hombre, y estaba a un millón de años luz de comprender cómo se sentía, y eso la sacaba de quicio. » (Página 123)

Como femenino es también el planteamiento de la conciliación de la vida laboral y familiar, el día a día de una mujer que por su trabajo de policía tiene muy difícil el poder compaginar su labor como madre y su labor como inspectora.

Es la visión de una mujer que se encuentra que la realidad de la maternidad está muy lejos de esa felicidad prometida en los libros. O por lo menos, es muy diferente a como se la había planteado:

«¿Dónde estaba la felicidad prometida en los libros de maternidad? ¿Donde estaba el ideal de realización de debía sentir como madre? ¿Por qué sólo sentía cansancio y un sentimiento de fracaso? » (Página 124)

Sigue presente en Legado en los huesos ese toque fantástico presente ya en El guardián invisible, no solo por la presencia de un ser mitológico como el basajaun, sino por la presencia de otra figura como el tarttalo, un monstruo asesino que devoraba sus víctimas.

Un toque de fantasía que contrasta con el crudo realismo de toda la novela. Aunque como dice la protagonista a propósito de estas figuras, de las brujas, de los fantasmas:

«No se debe creer que existen, no se debe decir que no existen. » (Página 212)


IMPRESIÓN PERSONAL

Partir con unas expectativas altas siempre es peligroso, especialmente por aquello de que “segundas partes nunca fueron buenas”. No es el caso de Legado en los huesos, una novela negra diferente.

He disfrutado de esa mezcla de realismo con toques fantásticos (que no es lo mismo que realismo mágico), con ese ambiente en el frío y lluvioso Elizondo, con los personajes, con la historia.

Me parece muy interesante el punto de vista femenino que tiene toda la narración. Acostumbrado a la visión un tanto testosterónica tan propia de este tipo de novelas, no está nada mal un punto de vista diferente para variar.

Comentaba en la reseña de El guardián invisible las similitudes entre la obra de Dolores Redondo y César Pérez Gellida:

-Novela negra descentralizada (el valle de Baztán y Valladolid)

-Trilogía.

-Presentada en 2013 y publicadas las dos primeras entregas en el mismo año.

Aún hay una similitud más: En la segunda entrega la acción va de menos a más. De hecho, la primera parte de Legado en los huesos tiene muy poca acción. Cierto que se profundiza en la personalidad de Amaia, pero por momentos se hace lenta. Nada que ver con el trepidante final que la autora nos ha preparado para esta novela.

Final aparte me resultó más entretenida la primera novela. Aún con eso, recomiendo también la lectura de Legado en los huesos por su ambientación, sus personajes y su interesante trama.



Gracias a Editorial Destino por facilitarme este ejemplar para su lectura y reseña.



VALORACIÓN: 8/10


Lectura realizada por Pedro de El Búho entre libros (http://elbuhoentrelibros.blogspot.com.es/) para Momentos de silencio compartidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails