martes, 18 de diciembre de 2012

Entrevista AIDA BERLIAVSKY, autora de Morir Matando


¡Hola a todos!
Una semana más estamos aquí para compartir con vosotros y con un autor un ratito. En esta ocasión, hablaremos con Aida Berliavsky, la autora de la Saga protagonizada por Dorón Benatar, protagonista de la novela 'Morir Matando'.
Esperamos que os guste tanto como a nosotras.

¡Hola Aida! Bien, antes de nada, me gustaría agradecerte que te hayas brindado a colaborar con mi blog de manera absolutamente desinteresada y sin pensártelo, contestando a esta entrevista para publicarla en mi blog.

Comencemos, para los lectores que no te conocen, nos podrías decir ¿Quién es Aída Berliavsky?
Nací en México, en un pequeño pueblo de nombre Matías Romero, en el Estado de Oaxaca. Es la zona del Itsmo de Tehuantepec, una zona cálida y llena de folclore. Allí pasé mi niñez rodeada de naturaleza agreste y salvaje pero hermosa como jamás he vuelto a ver. Mi padre era ingeniero y trabajaba para los Ferrocarriles de México, condición por la que le trasladaban por toda la geografía, eso me permitió conocer diversas regiones, estudiar en algunas escuelas y hacer muchos, muchos amigos.

¿Cuándo y por qué empezaste a escribir?
Desde pequeña me explicaba mejor escribiendo que hablando. Como tenía que cuidar de mis hermanos, les relataba cuentos para tenerlos entretenidos, casi todos de mi invención, los escribía antes para no perder el hilo y luego se los leía. De esta forma me aficione a escribir.

¿Qué fue lo primero que escribiste?
Una obra musical que monté a los ocho años con mis vecinos. No sabía siquiera que era un musical pero yo lo escribí, les hice tararear las canciones como yo las imaginaba, les pedí que bailaran como yo quería y lo monté. Ellos, unas almas cándidas como yo, se entusiasmaron y vinieron a los ensayos. Yo estaba empeñada en montar un musical por todo lo alto y les pedí que se hicieran el vestuario, cuando lo tuvimos todo, en la parte trasera de la casa, la representamos, y lo que es más gracioso, ¡Cobramos la entrada y nadie protestó! Es un hermoso recuerdo.  

¿Tienes alguna formación específica como escritora?
Hice Ciencias de la Información y trabajé como periodista, quizá esa deformación profesional se me note a la hora de expresarme, pero qué le vamos a hacer.

¿Tu vida profesional tiene algo que ver con la literatura?
El periodismo siempre ha querido ir de la mano de la literatura, pero ese punto pocos periodistas lo han alcanzado, yo espero lograrlo algún día. 

¿Cómo es un día normal en la vida de una escritora como tú?
Mi cotidianidad hoy día es muy normalita, me levanto temprano, desayuno, hago meditación, un poco de yoga y me planto frente al ordenador como una seta. A medía mañana hago un break y cocino, doy de comer a los míos y vuelvo al ordenador hasta que en la tarde salgo a dar un paseo y estirar las piernas porque es el tiempo que dedico a pensar.

¿Sigues algún ritual al ponerte a escribir?
El café y el cruasán, que ya es bastante.

¿Tienes alguna manía a la hora de ponerte a escribir?
Ninguna especialmente.

¿Escribes a mano o a ordenador?
En ordenador. Es tan práctico corregir que da gusto. Aún recuerdo cuando emborronaba cuartillas escritas a máquina y lo hacía con letra tan pequeña para que me cupiera, que apenas podía leer las correcciones. 

¿Qué consideras que es lo más gratificante de escribir? ¿y lo menos?
Lo más gratificantes es poder escribir aquello que te sale del alma. Lo menos, es escribir por encargo u obligación.

¿Te definirías como una escritora disciplinada de las que escriben cada día en el mismo horario? O por el contrario, ¿eres de aquellas escritoras que escriben cuando están inspiradas?
De las que escriben cada día sí, lo que sucede es que hay días en los que una se encuentra mas inspirada que en otros.  

Cuando decides escribir una novela ¿tienes una idea de la historia o vas escribiendo según va surgiendo la historia?
Con la novela en si misma siempre tengo la idea en la cabeza. Con los relatos que añado surgen del recuerdo de historias vividas o de pasajes de sueños, otras las he escuchado en la familia y son anécdotas de la vida.

¿Cómo decides cómo serán los personajes que aparecen en tus novelas?
Ya los conozco, razonablemente, se como actuarían en determinados momentos y para ello uso la empatía, me imagino en su piel.

¿Por qué los lectores que no te conocen deberían leer alguna de tus novelas? ¿Qué las hace especiales?
Yo escribo para compartir mis sueños y lo hago construyendo novelas que pretender entretener con su lectura, hacer que ese momento de aislamiento frente al libro te lleve a un mundo que solo está en tu cabeza y del que te llegas a sentir parte y arte. Si lo consigo, entonces es que la novela será especial para ese lector.

¿Qué consejo darías a los escritores noveles que todavía no han publicado ninguna novela?
Si se enamoran de lo que escriben es que es bueno, y si es así, no desistan, no abandonen. Los jefes de lectura de las editoriales no son dioses y también se equivocan, y se equivocan mucho.

Y ahora centrémonos en tu nueva novela Doron Benatar. Morir Matando:
¿Nos puedes explicar de qué va Dorón Benatar. Morir Matando?
Es la tercera novela de mi alter ego. La escribí en un momento en el que el antisemitismo había alcanzado cotas vergonzosas en este país. El Eurobarometro del año pasado situaba a España a la cabeza de los países con mayor sentimiento antisemita, incluso por encima de Polonia, y eso es muy doloroso. La novela parte de un crimen, el de un anciano oficial nazi que administró el campo de exterminio de Treblinka, es uno de los muchos “refugiados” que encontraron en España su paraíso cuando el gobierno de aquel tiempo les recibió con los brazos abiertos. El hecho de que en el brazo del cadáver sus asesinos escribieran un número y luego pintaran en la pared la estrella de David sitúa a la policía tras un comando judío que busca venganza, ellos hablan con la comunidad hebrea en Madrid para que les ayude a descubrir a los asesinos antes de que las hordas neonazis se tiren a la calle. Dorón Benatar será su guía dentro de esa comunidad. Pero él también tendrá una ayuda inesperada dentro del movimiento neonazi; la nieta del propio asesinado. Dorón Benatar. Morir matando es una forma distinta de presentar el Holocausto: Nietos de las víctimas, con nietos de los victimarios.


¿Dorón Benatar. Morir Matando pertenece a una trilogía o es una saga? ¿Cómo surgió la idea de escribir estas novelas protagonizadas por Dorón Benatar?
Es una saga, cada libro tiene entidad propia, puede parecer una trilogía porque el personaje madura con el tiempo y eso se refleja en su entorno, como nos ocurre a todos, pero nada más.

¿Por qué creaste el personaje de Dorón Benatar?
Porque en España no hay ningún detective que sea judío y a lo largo de los libros voy dejando posos de la cultura hebrea de una familia madrileña de hoy, no del Medievo como suelen retratarla la mayoría de las veces.

¿Dorón Benatar está inspirado en algún personaje real?
Dorón es un ser imaginario que existe, claro que existe, es un golem, así les llamamos a los seres que creamos con la imaginación y acaban cobrando vida, como Frankenstein, un tierno personaje repudiado por su fealdad pero que se enamora y sufre el acoso de una chusma a la que empuja el miedo, el mejor ejemplo de lo que es un Golem de Praga.

¿Cómo surgió la idea de escribir Doron Benatar. Morir Matando?
Como  he mencionado antes, fue producto de un arrebato con el que quise revelarme contra el antisemitismo visceral deleznable del que muchos hicieron gala. Como no tengo voz para alzarla, lo hizo mi personaje, nadie mejor que él para expresarlo. 

¿Cuánto tardaste en escribirla?
Unos seis meses, estaba tan lanzada y la trama me gustaba tanto que me salió casi de corrido. Luego pase un año esperando respuesta de las editoriales pero aquellas que tuvieron la cortesía de responder, algo que siempre se agradece, me dijeron que no era “políticamente correcto”, nunca sabré que entienden por “políticamente correcto”.   

¿Por qué le pusiste ese título?
Porque el nazismo contiene tales dosis de maldad que es capaz de morir matando cuando se refiere al tema judío. Asesinaron homosexuales, gitanos, discapacitados, gente de izquierdas… pero se cebaron con los judíos y hasta hoy día siguen reivindicando que en el próximo Holocausto serán catorce los millones de muertos.

¿Cómo fue ese momento de ponerte a escribir la primera frase de la novela? Sublime, como le es todo momento en el que inicia algo llena de ilusión y empeño. No se goza tanto como cuando se termina pero pertenece a esos momentos de éxtasis que tiene la aventura que supone escribir un libro. Yo he llegado a soñar a algunos de mis personajes diciéndome como empezar, pidiéndome que le cambie el nombre o recriminándome que lo pinte así o asado… Y les hago caso, claro que sí.  

¿Qué fue lo más complicado de la escritura de la novela?
Siempre tengo problemas con mis giros semánticos porque son muy mexicanos, soy mexicana y, quiera que no, necesito siempre un corrector de estilo. De igual forma soy famosa entre mis amigos por mis palabros porque a los mexicanos nos gusta mucho inventarnos palabros, todos somos un poco Cantinflas. Luego, como no figuran en el diccionario de la RAE, pues vienen los líos.

¿Tardaste mucho tiempo en escribir la novela? 
Esta especialmente no, tenía mucho coraje guardado en las venas y me salió pronto. 

De las tres novelas protagonizadas por Dorón Benatar, nos podrías decir ¿de cuál te sientes más orgullosa o por qué?
Es difícil porque caeré en el clásico tópico: “Son como hijos que no puedes querer a uno más que a otro”. Sin embargo, diré que al primero, Dorón Benatar. El libro de los nombres muertos, lo amé porque fue la ilusión de ver por primera vez el libro terminado. Luego, con el segundo, Dorón Benatar. Berlin.10119, fui logrando madurar y aceptar que este era mi oficio y que debía gozar con ello. A este tercero lo empujó la fuerza. Pero voy a retratarme, me gusta más el segundo.

¿Tienes publicadas más novelas además de las protagonizadas por Dorón Benatar?
En estos momentos estoy terminando la que yo estimo es mi joya, la he titulado El Luftchmensch, el hombre del aire. El luftmensch es el personaje que en la cultura hebrea posee la cualidad de volar, lo pintaba mucho Chagall en sus cuadros. Es una novela de amor y dolor ambientada en el siglo XVIII que comienza en el gueto de Verona y acaba en México el día del grito de su independencia.

Para los lectores que no te conocen y quieren empezar a leer tu obra, ¿por cuál novela les recomiendas comenzar?
Por la primera a ser posible, pero cualquier de las otras tienen su propia independencia. Digo esto porque algún lector de esta última indica que podía haber incidido más en los posos de la cultura hebrea en el Madrid actual, esos posos ya están en las anteriores y no estaría bien repetirme. 

Y ahora hablemos de ti como lectora:

¿Te gusta leer?¿Le dedicas muchas horas?
Todas las que puedo y más. Lo hago desde que era niña, desde que mi tía me leyera porque yo no sabía leer. La necesidad de no depender de nadie para disfrutar de esas montañas de papel que eran los libros me empujo a aprender a la carrera. Hoy forma parte de la disciplina de este oficio, lees para entretenerte y también para aprender; aprender de esos grandes escritores que describen los sentimientos con palabras tan exquisitas, limpias y hermosas que dan envidia.

¿Qué tipo de literatura lees?
Literatura neorrealista y contemporánea. Leo, aprendo y disfruto con Philip Roth, Doris Lessing, Toni Morrison, Paul Auster, Cormac McCarthy…  eso es hoy. Pero nadie puede imaginar cómo gocé en su tiempo con los hermanos Grimm, Julio Verne, Dickens, E. Bronte, Gibran Jalil. Luego, cuando creí que ya era mayor, me embobé con Tolkien, Oscar Wilde, Lorca, Machado, Mistral, Cortazar, Poniatowska, Márquez, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Ángeles Mastretta, Sara Sefechovich, Laura Esquivel… no pararía. Y entre col y col se han colado algunas lechugas, como libros para adelgazar. Qué se le va a hacer.

¿Eres una lectora de libros en papel o de los nuevos ebooks?
De ambos formatos, pero cada vez me resulta más cómodo el ebook porque puedo ampliar la letra, buscar in situ cualquier duda o palabra que no interprete… Cosas así.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?
Juventud, de J.M. Coetzee, me gusta como sufre internamente y como me hace sufrir con él.

¿Tienes algún autor preferido?
Sin duda, y este es Isaac Bashevis Singer, mi maestro, lo digo en sentido figurado, ya quisiera yo haber tenido esa dicha. Lo leo desde que soy una niña y sigue siendo mi faro.

¿Qué autores te han influenciado como escritora?
Sholem Aleijem y Bashevis Singer. Es curioso porque Bashevis siempre dijo que escribía influenciado por Sholem Aleijem; para mí los dos son fantásticos.

¿Nos podrías recomendar una novela? ¿Por qué nos la recomiendas? 

“Gimpel el tonto” de Isaac Bashevis Singer,  es un relato entrañable en donde las personas que en apariencia carecen de importancia, pueden ser en un momento dado más valiosas de lo que nos imaginamos.


¿Además de la literatura, cuáles son tus aficiones?
Cocinar es un placer, particularmente la repostería. Soy famosa entre las amigas por hacer tartas que dicen estar muy ricas. Reciclar también me divierte, desde niña me gustaba recoger un objeto en apariencia ya inservible y darle otra oportunidad.

¿Crees que Internet y las nuevas tecnologías han cambiado al lector actual? ¿Por qué?
No han cambiado al lector, simplemente ha modificado sus hábitos y los ha hecho más cómodos, lo cual no es malo. No hay por qué sufrir para gozar, para eso está el I+D+i. De todas formas los seres humanos somos algo reacios a aceptar los cambios, pero estos acaban por arrastrarnos. Así es nuestra historia. Si nos pudieran pasar un video de lo que dijimos en su tiempo cuando entraron los móviles, nos abochornaríamos de vernos tan del pleistoceno. Tampoco pasa nada, ni es para rasgarnos las vestiduras, es simplemente un proceso natural.

¿Por qué te decidiste a publicar en Amazon?
Por qué no les gusté a las editoriales, sus razones tendrán, pero como a mí si me gusta lo que escribo y quería compartirlo con otros, ahora que disponemos de esta plataforma la aproveché. Lo que no quita que estaría igualmente feliz si mis libros estuvieran en los estantes de las librerías, que duda cabe.

Respecto a la promoción de tu obra, sé que escribes en tu blog ‘doronbenatar.blogspot.com.es’ y que participas activamente en las redes sociales ¿crees que esto te ha ayudado a promocionar tus novelas?
Con este ejercicio que he hecho entre blogueros y blogueras de clubes de lectura para promocionar mi libro he descubierto un mundo maravilloso, un mundo de gentes que de verdad disfrutan con la lectura y parecen esponjas que absorben sin límite el placer de las palabras. Y quien crea que lo digo por hacer la pelota es que no se entera de nada.

¿Qué podemos encontrar en tu blog?
 Mi blog es un simple reclamo al que he decidió empujar de nuevo llevada de la experiencia con las blogueras. Mi fuerza la he tenido puesta en las redes sociales y ahí si estoy siempre muy activa debido a la inmediatez que permite. Le dedico tiempo todas las noches porque es el momento en que conecto con dos continentes y con mi México del alma, me lo paso realmente bien. Es otra de las oportunidades que brinda la tecnología, por qué despreciarla. 

Y para acabar háblanos sobre tus próximos proyectos:
¿Tienes alguna novela en el cajón esperando a ser publicada? ¿Nos puedes explicar algo sobre ella?
Realmente tengo tres novelas acabadas, la que he mencionado de El Luftmensch y otras dos de distinto cariz, una de ellas de amores prohibidos y la otra de intriga y suspense.

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes avanzar algo sobre él?
En uno muy bonito que sitúo en Brighton en la época de la segunda guerra mundial, va de espías pero de una forma un tanto peculiar a como se han visto hasta ahora. Me divierte escribir y disfruto, no importa que luego no se publiquen, para eso está ahora Amazon y acabaran viendo la luz tarde que temprano.

Para finalizar, Aída, si quieres decir algo que no hayas dicho ya en estas líneas a los lectores de esta entrevista, aquí tienes el espacio para hacerlo.
Únicamente que espero que mis libros les entretengan y les hagan pasar buenos ratos, en el fondo para eso todo lo que hacemos, para gozar un poco o mucho y cada uno lo hace en función de su capacidad por lograrlo. 

7 comentarios:

  1. Me encantan estas entrevista que publicas. Siempre nos presentas escritores que son como tu y como yo y que simplemente se atrevieron a intentarlo y por suerte a conseguirlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho leer esta entrevista. Gané este libro en un concurso aunque aún no le ha llegado su hora. Después de leer la entrevista me apetece más si cabe.

    Enhorabuena por esta sección.

    Un besazo lector

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta sección!.siempre leo cosas curiosas y nos acerca a los autores que siempre se agradece.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Una entrevista muy completa, me encanta esta sección, tus preguntas son muy acertadas y me gusta mucho que inspiren al entrevistado a contestar de modo que los sentimos muy cercanos, es genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Qué entrevista tan completa! No tenía ni idea de que la autora fuese mexicana y ahora, cuando lea el libro, estaré más atenta a ver si descubro algún "palabro" de ésos jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. La entrevista está genial, ha quedado muy muy bien :D

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la entrevista, está genial!!!
    Saludoss

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails